jump to navigation

Si no te gustan los tomates…timeboxing 10 enero 2013

Posted by David Saldaña in Software.
trackback

En un post anterior escribí sobre la técnica del Pomodoro (del tomate, vamos). Para los que no leisteis aquello, se trata de una técnica de organización del tiempo en la que se propone trabajar sobre una tarea intensamente durante 25 minutos y luego parar otros 5, para descansar.  Esta técnica se recomienda para trocear o para abordar de forma incremental proyectos con cierta extensión, como podría ser escribir una tesis o programar un experimento. Me parecía un buen método, pero recientemente un par de personas han llamado mi atención sobre algunas limitaciones que tiene. En concreto, una estudiante de doctorado de nuestro laboratorio y David Alcántara, que mantiene un blog sobre gestión del tiempo para investigadores (que podéis ver aquí), han hecho literamente la misma crítica. Los dos se quejan de que 25 minutos para todas las tareas como unidad de trabajo es poco útil y que luego es necesario volver a la tarea en la que uno estaba inmerso de forma, con suerte, extraordinariamente productiva – y esto distrae y aumenta las posibilidades de engancharte con cualquiera de esos sumideros que tiempo que siempre acechan (Twitter, leer este blog, leer la prensa, Facebook y similares).
El propio David propone una solución alternativa que en realidad no es tan diferente del Pomodoro. Este no es más que una versión concreta del llamado “timeboxing”, que consiste en fijar un tiempo específico para realizar una tarea e intentar ajustarse a él, sin que ese tiempo tenga que ser de 25 minutos (aquí tenéis una buena explicación de qué es y de cómo aplicarlo y David explica aquí cómo lo usa él en investigación). La “caja” (el box), no tiene que ser uniforme, sino ajutarse a las necesidades de cada uno y la tarea. No es voluntarismo: se trata de pensar en cuánto tiempo tengo y cuánto tiempo quiero dedicar a una tarea, en función de lo importante de esta tarea. Cualquier cosa menos comenzar a trabajar por la primera tarea y seguir hasta acabarla – tenemos más tareas de las que jamás podremos completar y todas no se pueden hacer a la perfección.
Como Cacharritos no es en realidad un blog de productividad personal, os preguntaréis por qué os cuento todo esto. Básicamente, para proponeros un programita más para vuestra colección. El sistema de timeboxing requiere, como os podréis imaginar, un cronómetro de algún tipo. Hay miles. Yo, en concreto, he encontrado uno que me va estupendamente: Orzeszek Timer. No requiere instalación, y lo más bonito es que le introduces el tiempo que deseas en el formato que quieras (le puedes decir 120 m o 2 h, aunque eso sí, solo “habla” inglés). Lo tengo en una carpeta del Dropbox y lo ejecuto desde cualquier ordenador.
Así que, nada, ¡fuera el “tomate”! y ¡viva los “tupper” a medida!

PD. Si queréis echar una visual a otros cronos, aquí hay un buen repaso (en inglés)
Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: